Así es el huerto solar de Cosentino

Con una inversión de 14 millones de euros, supone un nuevo modelo de gestión eléctrica renovable, que aportará cerca del 20% del consumo anual del parque industrial de la compañía en Cantoria

M. C. Callejón
M. C. CALLEJÓN Almería

El sol que baña las tierras almerienses le ha servido para posicionar a la provincia, durante las últimas décadas, como uno de los destinos turísticos por excelencia de la geografía nacional pero, también, para dotarla del principal alimento de las plantas que la han convertido, desde hace más de medio siglo, en la principal huerta de Europa. Sectores estos, turismo y agricultura, a los que se ha sumado ahora el industrial al objeto de utilizarlo como fuente energética fundamental y, además, de una manera respetuosa con el medio ambiente.

Almería continúa, así, abriendo camino, ahora también, en la implantación de las energías renovables, con la inauguración ayer del huerto solar puesto en marcha por Grupo Cosentino en su parque industrial de Cantoria. Se trata, no en vano, de la mayor instalación de autoconsumo fotovoltaico de uso industrial en España y una de las mayores de Europa.

Con una inversión de 14 millones de euros, supone un nuevo modelo de gestión eléctrica renovable, que aportará cerca del 20% del consumo anual del parque industrial de la compañía.

La infraestructura, construida en colaboración con la empresa Eiffage Energía, del Grupo Eiffage, ha supuesto la colocación de casi 37.000 placas solares, de 540Wp cada una y estructura fija, en una superficie total de suelo de más de 32 hectáreas dentro del polígono industrial de Cosentino en pleno corazón de la comarca del Almanzora. La instalación tiene una potencia de 20MW pico, que generará aproximadamente 34.000 MWh al año.

Ubicada entre los términos municipales de Fines, Partaloa y Cantoria, comenzó ayer a funcionar ante la presencia del portavoz del Gobierno andaluz y consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, el almeriense Ramón Fernández-Pacheco. Fue, de hecho, el encargado de oficializar la activación de esta infraestructura -descubriendo una placa conmemorativa elaborada en Dekton- que, desde ahora, se convierte en todo un referente a nivel regional y nacional dentro de la apuesta por las energías renovables y la reducción de la huella de carbono.

Junto a él, asistió, asimismo, el viceconsejero, Sergio Arjona Jiménez, además de Aránzazu Martín, delegada del Gobierno de la Junta en Almería; y Manuel de la Torre y Guillermo Casquet, delegados territoriales de Sostenibilidad y de Economía, respectivamente. Todos ellos, recibidos por parte de la compañía, además de por su presidente, Francisco Martínez-Cosentino, por Álvaro de la Haza, vicepresidente ejecutivo y secretario general; y Antonio Urdiales, director de Medio Ambiente

Martínez-Cosentino aprovechó para felicitar a todos los trabajadores del grupo empresarial, «muy concienciados con la sostenibilidad integral, real» y en base a inversiones concretas. De hecho, la multinacional no solo apuesta por la planta fotovoltaica industrial de autoconsumo más grande de España, sino que «regenera cada gota de agua y apuesta por la economía circular de modo que cada residuo se convierte en un recurso futuro», detalló a los presentes.

«Es toda una apuesta de una multinacional andaluza por las energías renovables y la reducción de la huella de carbono, lo que casa a la perfección con la Revolución Verde que el Gobierno de Juanma Moreno ha emprendido», indicó por su parte Pacheco en el acto inaugural, al tiempo que destacaba que Andalucía tiene un reto para los próximos cuatro años de cara a seguir incrementando la potencia de energía renovable eléctrica con la instalación de 12 nuevos gigavatios, «lo que nos convertirá en la región con más capacidad de generación eléctrica limpia de España». «Si se logra este reto, Andalucía será capaz de suministrar el 75% de toda la energía eléctrica que consumimos usando solo fuentes renovables», valoró el consejero andaluz.

«Y para alcanzar este objetivo, tenemos clara la receta: seguir apoyando y agilizando las inversiones energéticas, tanto públicas como privadas», manifestó el consejero de Medio Ambiente. Tras destacar que la alianza con el tejido empresarial es «imprescindible» para hacer de Andalucía una comunidad líder en energías renovables y en sostenibilidad, Fernández-Pacheco defendió que la región quiere liderar la lucha por hacer este planeta más habitable, impulsando «sin complejos» esta Revolución Verde que, desde el Sur, conquiste las conciencias y modifique los hábitos de vida.

En ese objetivo, insistió el responsable del Ejecutivo autonómico, «hay que ir de la mano con el sector privado». De hecho, son ya 67 las iniciativas que la Unidad Aceleradora de Proyectos está impulsando relacionadas con las energías renovables, que suman una inversión de más de 2.000 millones y que supondrán la creación de más de 8.000 empleos.

Para el portavoz del Gobierno andaluz y consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, son no en vano las empresas, los empresarios y los emprendedores los que generan empleo y los que hacen que Andalucía se ponga a la cabeza de la recuperación económica.

«Las administraciones, lo único que tenemos que hacer es facilitaros la vida, y así lo estamos haciendo desde el Gobierno andaluz reduciendo trabas burocráticas y aportando seguridad jurídica para las empresas e inversores, así como también bajando impuestos para atraer proyectos», ha sostenido.

Andalucía, líder en producción industrial

En este contexto, el consejero ha defendido que las políticas del Ejecutivo de Juanma Moreno están dando sus frutos y que prueba de ello es que, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la producción industrial andaluza crece más del doble que la media. En concreto, el pasado mes de septiembre la producción industrial andaluza aumentó un 6,9 por ciento, frente al 3,3 por ciento de la media nacional. Cuatro décimas por encima del País Vasco (6,5%) y 6,3 puntos más que Cataluña (0,6%). Es el sexto mes consecutivo de subida después de la leve caída de marzo que, a su vez, interrumpió seis meses de crecimiento.