Serón rinde homenaje a la edil fallecida Carmen Cuadrado

«Carmen nos sorprendió por su capacidad de trabajo y su actitud comprometida», aseguró el alcalde de la localidad, Juan Antonio Lorenzo

Serón ha dedicado un libro a la difunta concejal del municipio Carmen Cuadrado Pérez, fallecida hace algo más de dos años tras una larga enfermedad. En el acto, presentado por el alcalde de la localidad, Juan Antonio Lorenzo y el escritor, Francisco Javier Fernández Espinosa, se dieron cita sus familiares y amigos; así como compañeros de trabajo y conocidos que quisieron rendir tributo a la figura de la edil. Juan Antonio Lorenzo hizo un emocionado repaso a los años junto a Cuadrado, destacando su gran personalidad, su implicación personal y profesional o el amor incondicional que profesó por su pueblo desde sus inicios como concejal. «Desde que formó parte de nuestro equipo y nada más conocerla, Carmen nos sorprendió por la capacidad de trabajo que desarrollaba y su actitud comprometida que implicaba a todos los que tenía alrededor. Una mujer fuerte con las ideas muy claras y un arrojo personal que demostró hasta el final tomando posesión como concejal diez días antes de su fallecimiento, sin atender a otras razones que a las de su conciencia y espíritu», expresó Lorenzo.

Espinosa, encargado de coordinar la publicación sobre la responsable municipal, reconoció que el contenido del libro se condicionó por diferentes aspectos que iba descubriendo sobre la biografía de Cuadrado. «He de reconocer que al inicio de este proyecto intenté recopilar todo tipo de fechas, actos y anécdotas que nos propiciasen una visión de 360 grados sobre la vida y la personalidad de Carmen Cuadrado Pérez. Cuanto más avanzaba, más lejos creía estar de mi objetivo. Números y datos sepultaban la verdadera esencia de aquella niña que escuchaba atenta la voz de su madre cuando le leía incansable alguno de los 'Cuentos al amor de la lumbre'», explicó el escritor. «De la historia de Carmen todos conocemos el final. Por eso consideré oportuno mostrar cuáles eran los verdaderos motores de su día a día: la familia, la superación personal y profesional, su vocación progresista, así como la identidad», aseveró.

Temas

Serón