La oferta de Líjar como 'destino pujante' dentro de Almería

El delegado territorial visita el municipio donde recuerda las medidas de la Consejería de Juan Marín para reactivar el sector

I. A. Líjar

El delegado territorial de Turismo de la Junta en Almería, Vicente García Egea, ha visitado Líjar, donde ha mantenido un encuentro con su alcalde, Sergio Sánchez, para conocer los recursos turísticos y proyectos que tiene esta localidad situada en la Sierra de los Filabres, muy cerca de la Sierra de Macael y en pleno Valle de Almanzora. «Líjar tiene un atractivo singular para el visitante, con parajes naturales, como el propio río de Líjar, así como monumentos e historia que lo convierten en un paraíso para los amantes de la naturaleza, la cultura y el patrimonio».

García Egea ha recorrido, en compañía del alcalde, los principales enclaves turísticos de esta localidad, «un destino pujante del turismo rural» en la provincia almeriense. «Hay muchas cosas que ver y hacer en Líjar, donde destaca el Castillo, situado en la cima del pueblo, el barrio del Castillo y sus calles sinuosas, así como la iglesia parroquial que data del siglo XVII y la ermita de la Virgen de Fátima», ha señalado el delegado, quien además ha puesto en valor «otros rincones con encanto de la población, igualmente singulares, como el Lavadero, el Charcón, el conocido como camino empedrado o el mirador».

El máximo responsable de Turismo en la provincia ha resaltado además que este municipio presenta una variada oferta de turismo de naturaleza y activo, con diferentes actividades para los viajeros. «Ofrece la opción de realizar senderismo. Así, el Sendero del Poyo, que parte del puente que hay sobre el río Tahalí, a la salida del pueblo, recorre algunos de los parajes más bellos de Líjar, como la Fuente de los Cañares, las Huertecillas Bajas, la Cueva del Moro o un mirador natural a más de 980 metros de altura».

García Egea ha recordado que Líjar tiene «una situación estratégica» que permite además ser punto de partida para visitar en ruta otras localidades de la Sierra de los Filabres, como Chercos o Laroya, entre otras. «Es un destino atractivo y de calidad para el turismo rural, un segmento que ha experimentado un gran crecimiento en estos últimos meses de pandemia», ha asegurado el delegado.

De igual manera, ha apuntado el pasado histórico que encierra esta población, llegando a protagonizar episodios memorables. «En 1883, por ejemplo, el Consistorio de Líjar acuerda declararle la guerra a Francia en respuesta a los agravios recibidos por el rey Alfonso XII en su visita a París. Un siglo después, en 1983, se firma el conocido como tratado de paz».

García Egea ha subrayado en Líjar «la importancia de cuidar y proyectar una imagen de seguridad como valor añadido y para blindar la competitividad del destino».

«La seguridad sigue siendo clave para los visitantes que siguen optando por lugares que les den tranquilidad de cara a pasar unos días de descanso o vacaciones. Por ello, el sello 'Andalucía Segura', que impulsa la Consejería de Juan Marín, es fundamental al tratarse de una herramienta fácilmente reconocible que va a permitir identificar rápidamente que se trata de un establecimiento donde se siguen todas las recomendaciones que hacen las autoridades sanitarias frente al COVID». Hasta la fecha ya son más de 3.200 los establecimientos de la comunidad que cuentan con este distintivo, de los que más de 250 están en la provincia almeriense.

Por último, García Egea ha recordado las subvenciones que la Consejería ha vuelto a poner a disposición de los ayuntamientos para que desarrollen nuevos proyectos y productos turísticos con los que fortalecer y diversificar su oferta. En concreto, la convocatoria de este año supera los 21 millones de euros en cuatro líneas. «Nuestro compromiso con el turismo es firme como muestran estas partidas. Consideramos que es un sector estratégico para la generación de empleo y riqueza y que facilita la fijación de la población al territorio», ha concluido el delegado.

Temas

Líjar