La conexión de la autovía del Almanzora con la A-7 ya está al 63% de su ejecución y abrirá en 2023

La consejera de Fomento, Marifrán Carazo, ha visitado este jueves la colocación de las vigas que conformarán el enlace con la Autovía del Mediterráneo

M. C. C. ALMERÍA

La consejera de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda, Marifrán Carazo, ha visitado este jueves las obras del tramo que conectará la Autovía del Almanzora con la Autovía del Mediterráneo (A-7), que ha completado hoy un nuevo hito con el izado y colocación de las vigas de la estructura principal del enlace entre las dos autovías. La titular de Fomento ha destacado el «buen ritmo de las obras», que están ejecutado en un 63%. «Seguimos paso a paso, cumpliendo el cronograma para que, en 2023, este tramo esté finalizado y en servicio», ha afirmado.

Carazo ha lamentado, no obstante, los «muchos sinsabores que han sufrido los vecinos de la comarca del mármol con esta autovía que, desde que se iniciaron las obras hace 20 años, ha estado plagada de retrasos, paralizaciones e incumplimientos». La consejera ha insistido, sin embargo, en que todas estas dinámicas «son cosas del pasado» y que «se está demostrando, hito a hito, que este Gobierno andaluz va en serio en su propósito de acabar con esta odisea que ha supuesto la construcción de la Autovía del Almanzora».

La responsable andaluza de Fomento ha recordado en este sentido que, desde 2019, se han invertido 50 millones de euros para ejecutar los tramos que quedaban pendientes, y que con Concepción-El Cucador, finalizada en octubre de 2021; y El Cucador-A-7, que está en obras desde verano de 2021.

La consejera ha insistido, además, en que «a pesar del alza en el precio de los materiales, esta obra ha seguido su curso» y que, una vez se inaugure, dará verdadero sentido a la Autovía del Almanzora, que tendrá conexión directa con la Red Transeuropea, una de las mayores demandadas del sector productivo del Valle del Almanzora centrado, principalmente, en la exportación de la piedra natural y el mármol.

Ha insistido, asimismo, en que la Consejería de Fomento también ha encargado los estudios de viabilidad necesarios para determinar las propuestas de mejora de la conexión de esta autovía con Fines, así como con la provincia de Granada hasta Baza.

El alcalde de Huércal-Overa, Domingo Fernández, ha destacado, por su parte. que el compromiso de la Junta de Andalucía con el municipio, la comarca y la provincia «con la conexión de la Autovía del Almanzora con la A-7 no solo mejora la comunicación entre comarcas dando mayor fluidez al tráfico, sino que también posibilita nuevas oportunidades para los vecinos y las industrias».

La colocación de estas vigas supone, tal y como han informado desde la Junta en una nota, uno de los hitos principales del tramo Cucador-A-7 de la autovía del Almanzora. Esta estructura conectará, no en vano, ambas autovías en sentido Murcia, tras llevar a cabo un intenso trabajo de coordinación con el Gobierno central y la Dirección General de Tráfico (DGT) para minimizar las afecciones al tráfico en la A-7 y garantizar el servicio de forma permanente.

Este enlace, de hecho, servirá también de conexión entre la nueva autovía A-334 y la A-7, y cuenta con una tipología más compleja, ya que incluye la conexión de la AL-7106 con ambas autovías y con la zona de servicios situada en la calzada derecha (dirección Murcia) de la A-7.

Las vigas instaladas forman parte del vano central y son de grandes dimensiones: tienen una longitud de 42 metros, 2,12 metros de ancho y 185 toneladas de peso cada una. Para su traslado desde la fábrica de la empresa Pacadar, en Utrera (Sevilla), se ha utilizado un convoy de más de 60 metros. Además, se han empleado dos grúas de 700 toneladas instaladas en el tronco de la autovía para su montaje.

Para su ejecución, se ha procedido asimismo al corte total del tronco de la Autovía A-7 con una duración máxima de 12 horas, habilitando itinerarios alternativos en forma de desvíos laterales previamente ejecutados por la consejería. Una vez instaladas, sumadas a las cuatro vigas de 20 metros de longitud que ya se han colocado en los vanos laterales, se continuarán, por tanto, los trabajos hasta finalizar el tablero de la estructura, con una longitud de 82,8 metros.

Autovía del Almanzora

El tramo en ejecución, de 3,6 kilómetros, se adjudicó a finales de julio de 2021 a la UTE formada por las constructoras San José, Eiffage y Pérez Jiménez por 24 millones de euros. A lo largo del trazado, se contempla la construcción dos nuevos enlaces, al inicio y al final del tramo. El trazado salva a su paso el Barranco del Muerto mediante un viaducto de 45 metros.

Los trabajos en el tronco de la autovía, han informado desde la Junta, están prácticamente finalizados. De hecho, ya se han completado casi en su totalidad las labores de desbroce, excavación, saneo y relleno en el tronco de la nueva autovía y en la mayoría de ramales; y se han colocado las cinco obras de drenaje transversal previstas en el tronco y de todas las necesarias en los ramales y caminos. Se ha colocado, además, la capa base e intermedia en dos grandes sectores del tronco y se ha extendido aglomerado en parte de la zona del enlace de La Concepción, ya que se ha utilizado este trazado para el nuevo desvío de la carretera de la Diputación Provincial, abierto al tráfico recientemente.

Además de las habituales actividades que se generan con el avance de las obras, también se ha comenzado con la reimplantación de especies arbóreas (en este caso, olivos), que han sido trasplantadas a diversas zonas del tramo anterior, tras obtener las correspondientes gestiones y autorizaciones.

La Autovía del Almanzora se ideó en 1986, cuando se incluyó su recorrido en la elaboración del Plan General de Carreteras de Andalucía como un tramo de conexión de la autovía del Mediterráneo con la autovía Sevilla-Granada, aunque sin inversiones concretas en varios tramos ni previsión temporal. No fue hasta el año 2005 cuando se puso la primera piedra de esta infraestructuras que se incluyó en los sucesivos planes de infraestructuras con el compromiso de su finalización.

Lejos de finalizar las obras, la Junta de Andalucía incluyó la Autovía del Almanzora dentro de su plan de ajuste para reducir el déficit público en 2010. En marzo de 2012 se firmó el contrato, mediante colaboración público-privada, para la construcción, conservación y explotación del tramo entre Purchena y la A-7. El contrato incluía la conservación durante 30 años desde el inicio de las obras de todos los tramos entre Purchena y la A-7, los ya puestos en servicio y los que estaban entonces en fase de obra adjudicada a otras empresas.

Años después, en 2018, el anterior Gobierno socialista de la Junta de Andalucía «tomó la decisión política de resolver el contrato con una indemnización de 16,6 millones de euros».

Junto a la consejera, han asistido este jueves a la colocación de la viga de este tramo de la Autovía del Almanzora la delegada del Gobierno de la Junta en Almería, Aránzazu Martín; el director general de Infraestructuras Viarias, Enrique Catalina; la directora general de Regeneración Urbana y Vivienda, Eloísa Cabrera; y la delegada territorial de Fomento en Almería, Carmen Belén López.