El Almería maneja al Granada como quiere y gana

El Almería maneja al Granada como quiere y gana
  • Los de Francisco ganan con dos goles de penalti a un rival sin pegada

El Almería ha puesto pie y medio en Primera División después de superar al Granada en un partido que se jugó al antojo de los de Francisco por más llegada del equipo de Lucas Alcaraz. Los rojiblancos fueron mejores en el manejo del tempo. Bien plantados en defensa, fueron poniendo en aprietos a un Granada sin pegada, con problemas en el pase final. De este modo, no pusieron en aprietos a Esteban.

El Almería sí lo hizo antes del gol con Óscar Díaz, pero fue un penalti tonto de Fran Rico sobre Verza lo transformó el oriolano para que el partido fuese por el camino marcado. Al Granada le faltó la tranquilidad que le sobró al Almería, que inofensivo arriba apretaba los dientes atrás. Así, en la segunda parte, el Granada se tiró a 'matar', pero acabó muriendo. Porque la acumulación de efectivos dejó espacios que, aunque de forma inmediata, no los aprovechó la UD, fueron minando el ánimo hasta que Azeez, que pudo matar el partido antes, fue objeto de penalti en el 82, y Aleix Vidal puso la sentencia al partido y puede que la permanencia. Es cuestión de un punto. Bien plantados El Almería comenzó el partido bien arropado, tratando de incomodar a un Granada que salió dispuesto a adelantarse en el marcador, pero sin lograrlo porque los de Francisco controlaron bien la situación. Poquito a poco, el Almería se descorsetaba de la presión y comenzaba a mirar a la meta del Granada. La primera ocasión fue un disparo de Riki, en el minuto 10, tras una acción por banda derecha del ataque nazarí de Piti, pero Esteban, en su sitio, se encargó de atajar el disparo. El Almería, trabajando bien en defensa, buscó la contra. Jonathan Zongo, dos después, se entretuvo en el área del conjunto franjirrojo. Empezaba el proceso en el que se veía mejor al conjunto de Francisco. En el 17, una acción de Verza en la frontal del área acabó con falta que dio el primer disparo. Lo hizo Corona, provocando el saque de esquina. Y casi el balón no salió de ahí durante unos minutos. Así, un balón colgado al interior del área lo amagó Verza y Fran Rico, que llegó tarde, le hizo penalti. Era el momento para matar el partido, para adelantarse en base a la tranquilidad. Verza no dudó, cogió el balón, lo puso en el punto de penalti y su disparo engañó a Karnezis para poner a la UD Almería por delante en el marcador. Prisas locales Las prisas eran ya para el Granada, pese a que quedaban 70 minutos de juego. El Almería, por su parte, era la ocasión para tomar las cosas con tranquilidad, para seguir trabajando con el compromiso con el que actuó hasta que llegó el gol. En el 29, una acción de Aleix Vidal, que se fue en velocidad de Brayan Angulo y su centro atrás no lo remató bien Corona. El Granada respondió entonces con un centro de Riki, desde la banda derecha, pero su centro no encontró rematador, cuando El Arabi le había ganado la espalda a los centrales rojiblancos. Por fortuna no tuvo consecuencias y el partido, en su primera parte, careció de llegadas. El Granada lo intentaba con centros que no tenían rematador y el Almería, solidario en defensa, lo impedía. En el 42, un remate de Fran Rico, de cabeza, salió desviado en la última ocasión de la primera parte. Tranquilidad En la segunda, el Almería no cambió su estilo. Mantuvo el arrope defensivo, con un trabajo solidario, sin dejar espacios, para tratar de salir con velocidad hacia el marco del conjunto nazarí, que perdía mucho balón, ante el acoso del que hacían gala los de Francisco. El tiempo pasaba en favor de un conjunto almeriense centrado, mientras el Granada era un manojo de nervios, errático en el pase, carecía de llegadas claras y eso que salió en la segunda parte acumulando hombres arriba con Riki, Piti, Brahimi, El Arabi, pero carecía de acierto. El Almería sí pudo matar el partido a la contra. En el 59, una salida por banda derecha de Aleix Vidal acabó con un pase al centro que Verza remató por encima del larguero en una imagen del escaso peligro que creaban los de Francisco, si bien también lo evitaban atrás, eso sí, con el marcador a favor. Lucas Alcaraz vio que se le podía ir el partido -se le estaba yendo-. Antes de ese remate de Verza ya había dado entrada a Ighalo en lugar de Iturra y diez minutos después sacrificó a Nyom y Piti para meter a Foulquier y Buenanotte, pero el Granada siguió muriendo en las cercanías del área rojiblanca, que aguantó el asedio. Solo Ilori, tras un saque de falta de Fran Rico pudo asustar a Esteban, pero el balón se le pasó y el cabezazo cogió la dirección propia de un mal contacto, en el 70. A matar el partido Francisco movió el banquillo con una actuación de 'zorro', para ganarle tiempo al crono. Primero salió el cartel de Corona y cuando el capitán, empujado para que abandonara el campo, se acercaba a la banda anunció que el sustituto era Verza, justo en una fase en la que el Granada llegaba con más claridad. Sin embargo, agazapados los rojiblancos, a la contra pudieron definir el partido antes de que lo hiciera Aleix Vidal. Tuvo la ocasión primero Ramón Azeez, en el 79, pero el servicio de Aleix Vidal lo remató fuera, en franca ventaja para haber marcado, y Óscar Díaz, un minuto después, se encontró con Karnezis, que despejó el disparo del rojiblanco. Se entraban en unos minutos en los que se podía sufrir porque el Granada se estaba jugando la vida, pero el Almería, bien plantado atrás, sacaba cualquier opción de pegada nazarí. En una de esas, un balón largo sobre Aleix acabó con pase de este sobre Ramón Azeez que, cuando se disponía a encarar a Karnezis, fue trabado por Murillo, siendo expulsado y señalando Gil Manzano el punto de penalti. Aleix Vidal, seguro, despejó la presión con un gol que dejó el choque visto para sentencia y al Almería con pie y medio en Primera División.