El Celta vive a costa de un flojo Almería

El Celta vive a costa de un flojo Almería
  • El Almería se hizo acreedor a la derrota cosechada en Balaídos, después de un partido en el que estuvo solo al principio, momento en el que pareció estar para hurgar en la herida de un Celta que había sido incapaz de ganar en casa hasta el momento de la visita rojiblanca y que llevaba tres meses sin hacer gol. Los rojiblancos, sin embargo, empezaron cómodos y hasta lograron adelantarse en el marcador, por medio de Suso. Pero el paso atrás lo que ocasionó fue facilitar la llegada celtiña, que gozó de ocasiones para romper las tablas, pero la buena suerte se alió con la UDA. De todas formas, Orellana, con todo a favor, puso las tablas.

 

Y en la segunda parte, fue un equipo que desaparecido, como si se hubiese quedado en vestuarios o, al menos, dejó el alma en ellos. Borja Oubiña puso el segundo como fruto de un desacierto en tareas defensivas generalizado. El Celta se fue 'agigantando' y el Almería empequeñeciéndose. Charles, en el 59, puso el tercero y fue como un 'rejón de muerte' porque la UDA careció de criterio futbolístico y, lo que es peor, de balón para crear peligro, 'autoimponiéndose' una derrota que deja malas sensaciones. En la primera parte, buen arranque y... El partido comenzó con ambos equipos dando muestras de sus intenciones. Ninguno de los dos era dueño del balón, pero el Almería se sentía cómodo ante un rival presionado. Los rojiblancos, con las ideas claras, hicieron su partido porque el Celta no presionó a los de Francisco, con capacidad para subir con cierto peligro y también para replegarse con comodidad. El Almería avisó el primero. Lo hizo con un disparo de Suso con solo dos minutos de juego celebrados, pero lo cierto es que no encontró el hueco. El Celta a todo lo que llegaba es a acercarse a las inmediaciones del área, pero el Almería, atento en el trabajo defensivo, cortó cualquier atisbo de peligro. Tras una acción en la que Krohn-Dehli cayó en el área almeriense y fue amonestado por fingir, Suso no esperó para el acierto. Le llegó el balón al gaditano por banda derecha y buscó la verticalidad hacia la portería para encontrar el hueco con un disparo con la zurda que sorprendió a Yoel junto el primer palo. El Almería, con el gol, no se cerró, de salida. En una contra, pudo marcar Charles, pero Dubarbier, que posibilitó que el brasileño no se quedara en fuera de juego, estuvo providencial para sacarle el balón cuando se disponía a rematar, en el minuto 12. Ya sí había bajado unos metros la defensa rojiblanca y el Celta tocaba, acosaba y buscaba el peligro por banda. En el 15, la ocasión fue clara, pero hubo infortunio, felizmente, para los celestes. Rafinha entró por la derecha y el centro al segundo palo lo remató picado Charles, pero con la mala suerte para los de Luis Enrique de dar en la espalda de Krohn-Dehli y el balón se marchó por encima del larguero de Esteban. Campo volcado Falló el repliegue en la UD, con el Celta ya obligando a los rojiblancos a encerrarse en su área. En el 25, empató el cuadro vigués en una acción de Orellana, similar a la del gol con el que empató Suso. El celtiña fue buscando disparo, nadie salió a taparle, y puso las tablas. El gol obligó al Almería a salir, tras un cuarto de hora sin buscar la portería rival. En el 30, apareció en ataque, otra vez por medio de Suso, que dejó sentado a Krohn-Dehli, pero no hubo continuidad en el centro. El Celta tenía el balón, pero no disparaba y a la contra pudo marcar la UD. Fue un balón de Trujillo para Nelson, el portugués entró por banda y se la puso a Óscar Díaz que no llegó por centímetros, cuando estaba solo ante Yoel. La única respuesta del Celta fue a balón parado, con una falta de Álex López, peligrosa, que el cancerbero del conjunto rojiblanco despejó a saque de esquina. Arreció el acoso celtiña que, en el 45, por medio de Charles estrelló el balón en el larguero, no llegando después Álex López y cayendo el balón en las manos de Esteban, en la última ocasión de la primera parte. Mismos males En la segunda, no hubo tiempo ni para tomar aposento sobre el terreno de juego. Si en la primera parte el defecto fue no 'encimar', en el segundo tiempo casi pasó lo mismo. Un saque de esquina de Álex López al primer palo, lo prolongó Autenetxe al segundo y Borja Oubiña, descuidado de la marca por Ramón Azeez, marcó con total comodidad. El gol fue el resultado de una mala predisposición rojiblanca, que no había aparecido y que no lo hizo durante los primeros minutos. Aún así, en una acción de Soriano pudo llegar el empate. El maño se la puso a Verza y este a Aleix Vidal, que entró por la izquierda, pero su disparo se marchó fuera. Fue como disparar con balas de fogueo, mientras el Celta no hizo otra cosa que sacar el rendimiento cara al gol del que había adolecido hasta este día. En el 59, una acción por la banda derecha acabó con centro de Hugo Mallo que remató Charles en el primer palo, aunque Esteban tocó, no fue lo suficiente para evitar el tercero. Los rojiblancos estaban siendo víctimas de su desacierto en el trabajo defensivo, que no solo de los cuatro de defensa. El Celta, cada vez más cómodo, tenía el partido a su favor y pudo aumentar distancias con un disparo, en el 70, de Orellana que sacó la defensa de la UD. Tocado y casi hundido, el Almería no fue capaz de hacerle sombra a un Celta con la posesión continua, pisando área y encimando, con lo que provocó el error de un conjunto rojiblanco a merced del rival, bailado una y otra vez. En el 82, Nolito, que había entrado de refresco, pudo hacer el cuarto, con un disparo que se estrelló en la cruceta. El Celta ya no hizo daño, pero el Almería tampoco, pese a que Raúl García, en el 93, pudo maquillar un mal partido con un disparo que se fue a la madera, pero que terminó sin entrar. De haberlo hecho no hubiese conseguido que el Celta viva gracias a un flojo Almería. Ficha del encuentro: RC Celta de Vigo: Yoel; Costas, Toni (Jonny, m. 59), Aurtenetxe, Hugo Mallo; Oubiña, López, Rafinha (Augusto Fernández, m. 65); Orellana, Krohn-Dehli (Nolito, m. 76) y Charles. UD Almería: Esteban; Nelson, Trujillo, Marco Torsiglieri, Dubarbier (Raúl García, m. 75); Verza, Ramón Azeez; Aleix Vidal, Fernando Soriano, Suso, y Óscar Díaz (Dani Romera, m. 70). Goles: 0-1, m. 9: Suso. 1-1, m. 25: Orellana. 2-1, m. 48: Borja Oubiña. 3-1, m. 59: Charles. Árbitro: Ayza Gámez, del colegio valenciano. Amonestó a Krohn-Dehli (m. 8), del RC Celta de Vigo, y a Dubarbier (m. 59) y Suso (m. 78), de la UD Almería. Incidencias: Partido correspondiente a la decimoquinta jornada del Campeonato de Liga de Primera División, Liga BBVA, celebrado en el Estadio de Balaídos.