Rogelio Mena queda libre de su inhabilitación tras dos años y seis meses fuera de la Alcaldía de Albox

Imagen reciente de Rogelio Mena tras la inhabilitación./IDEAL
Imagen reciente de Rogelio Mena tras la inhabilitación. / IDEAL

Sus abogados ya han solicitado la liquidación de una sentencia que sigue considerando «totalmente injusta»

ELOÍSA BENÍTEZALBOX

Rogelio Mena, alcalde de Albox que obtuvo mayoría absoluta en las elecciones de 2015, ha solicitado al juzgado que le condenó a inhabilitación especial por no entregar la documentación requerida por la oposición, la liquidación de la sentencia tras el cumplimiento íntegro de la medida adoptada por el juez. Así, se cumplen los 2,6 años desde el pleno de la Corporación de Albox, donde en sesión extraordinaria y urgente celebrada el día 4 de marzo de 2016, se estableció en su punto tercero dar cuenta del auto del juzgado de lo penal número 1 de Almería de la ejecutoria 122/2016, para el cumplimiento de la sentencia de inhabilitación especial del alcalde Rogelio Luis Mena Segura.

Mena asegura que esta sentencia de la que he sido «víctima» y que considero «injusta» pero que he acatado, no se debió juzgar por la vía penal, sino, por la vía contencioso administrativa, por cuanto el recurso al derecho penal ha de ser la «última ratio» o lo que es lo mismo el último recurso. Así el exalcalde piensa que se produjo una vulneración de los derechos a la tutela judicial efectiva y a la presunción de inocencia tal cual recogen los artículos 24.1 y 24.2 de la Constitución Española, «como consecuencia de que no se tuvieron en cuenta las testificales del secretario y del interventor del Ayuntamiento de Albox».

El regidor albojense aún no alcanza a entender que se diese «credibilidad a las declaraciones del denunciante, contendiente político directo y desvirtuar así la presunción de inocencia, mientras que no se tuvieron en cuenta las declaraciones del interventor y del secretario del Ayuntamiento, testigos cualificados por su condición de fedatarios públicos y de cuyas testificales no se desprendía ningún elemento incriminador. Dos años y medio después sigo pensando que no se debió condenar, cuando se había demostrado que quien realizaba las resoluciones era un servicio jurídico externo implicado en otro proceso».

Consciente de que otros muchos alcaldes de distinto signo político han sido condenados por hechos similares, el político almeriense retirado durante este tiempo a un discreto segundo plano afirma que «si nunca se probó que el alcalde diese órdenes para no facilitar una información, y una condena tipificada como leve en el ordenamiento jurídico no podía tener tal gravedad de inhabilitación, algo que no está interpretando bien. Nunca una competencia exclusiva de alcaldía puede llevar también a la inhabilitación de concejal, puesto que esta última no es competente y la condena debió ser para la función solo de alcaldía y no para concejal».

Pasado el tiempo de inhabilitación Rogelio Mena evalúa que «tras estos 2,6 años lo más gratificante ha sido el contacto con amigos y familia, vecinos y vecinas que siempre han confiado en mí, compañeros de trabajo y sindicales de todo el estado, estas últimas, con motivo de mis responsabilidades nacionales. Frente a ellos los inquisidores de turno no han cejado en una persecución y acoso permanente con noticias falsas desde perfiles falsos. Intoxicaciones y denuncias sin base algún», finaliza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos