Cinco años compartiendo las singularidades, paisajes, cultura y patrimonio del Almanzora

Cinco años compartiendo las singularidades, paisajes, cultura y patrimonio del Almanzora
  • El club ‘Senderos Almanzora’, con casi 200 socios, aglutina a diferentes personas en torno a las rutas guiadas de Diputación por esta comarca

Domingo Cañadas Hernández guía los pasos de muchas personas a través de senderos por toda la provincia de Almería. En el Almanzora forma parte de una asociación llamada ‘Senderos Almanzora’. Se trata de un Club Deportivo de Montaña adscrito a la FAM (Federación Andaluza de Montañismo). A los casi 200 socios actuales les une la afición por el senderismo siendo uno más de los 60 Clubes federados existentes en la provincia.

El Club ‘Senderos Almanzora’ surgió hace unos cinco años con el objetivo de aglutinar a todas las personas que realizaban las actividades de la Diputación de Almería, en su modalidad senderista, y pertenecientes mayoritariamente a la Comarca del Almanzora, aunque los socios provienen de muy diferentes puntos de la provincia de Almería. Entre los objetivos de esta agrupación, destacan, además de las actividades deportivas de Diputación, realizar rutas y senderos fuera y dentro de Almería, siendo emblemáticos los viajes al Camino de Santiago que se proyectan todos los años.

Cañadas lleva haciendo montaña desde que tenía aproximadamente 15 años, (hace ya más de 45). «Antes no se denominaba senderismo, sino excursionismo. Fue a partir de la creación de la SAHN (Sociedad almeriense de historia natural) por los años 90 del siglo pasado, cuando iniciamos unas actividades senderistas de las que yo era el guía interpretativo de las mismas, por lo que llevo ya más de 25 años sacando grupos de gente a la naturaleza con el fin de interpretarla y de realizar un ejercicio físico saludable», argumenta el guía.

Cuidado del Medio Ambiente

Cañadas explica que le encanta lo que realiza. «Creo hablar con vehemencia siempre que puedo de mi provincia por donde vaya. En las actividades que realizamos, el medio ambiente queda siempre mejor que estaba antes de llegar nosotros. El respeto es total no dejando nunca nada sobre el terreno. Como anécdota diré que, en algunas ocasiones, a alguien se le cae un papel o algo y lo primero que hace es mirarme por si me he dado cuenta y le meta la bulla», comenta.

Cómo biólogo y conocedor de la provincia a lo largo de toda su vida, asegura que no hay «rinconcillo» que no le apasione, subrayando que Almería es lo más variado en ecosistemas de toda Europa. «Me encanta nuestro desierto y me encantan los preciosos bosques autóctonos que aún nos quedan. Ese pulmón vegetal de la Sierra de Los Filabres o de la Comarca de Los Vélez. Pero yo a todo le saco singularidades a interpretar».

En cuanto a la actividad de guías del club ‘Senderos del Almanzora’, Domingo Cañadas añade que la experiencia es verdad que ayuda y se aprende con el tiempo cómo comportarse ante los participantes de un determinado momento. «Hay que prepararse la actividad y realizarla previamente para ver puntos de parada y elementos geológicos, botánicos o faunísticos, así como etnográficos que sean singulares de explicar», puntualiza. Este trabajo conlleva siempre una labor de gabinete para documentarse, profundizar y hablar sobre la historia de los sitios por los que el grupo va a recorrer. «Aparte hay que llevar siempre preparado un Plan de Evacuación y un Protocolo de Accidente, para el caso en que pueda ocurrir cualquier incidencia».

Senderos Homologados

Domingo Cañadas es técnico estatal de senderos y ha realizado muchos proyectos en nuestra provincia. La homologación de un sendero la realiza la FAM, previo proyecto efectuado por un técnico y su posterior ejecución, comprobándose que se ajuste al proyecto. Esto se manifiesta en el sendero con unas balizas con un número de matrícula, de las diferentes distancias, PR, SL o GR y unas pinturas que indican la continuidad y las direcciones equivocadas. La FAM posee un manual por el que hay que regirse a fin de entrar en un registro a nivel de la ERA europea donde se tenga conocimiento del mismo. Para Cañadas el senderismo no se centra solo en andar, sino que conlleva otras muchas actitudes; se fomenta el compañerismo, se reduce la timidez, se comparten vivencias, se aumenta el diálogo entre personas; «aumenta el grado de aceptación personal al ir superando una serie de retos, y otros muchos aspectos que te dejan satisfecho por lo conseguido», finaliza el técnico.

Temas