El Cristo de la Buena Muerte ya preside su ermita en el cerro Almirez de Olula del Río

El Cristo de la Buena Muerte ya preside su ermita en el cerro Almirez de Olula del Río
  • La talla ha sido inaugurada de forma oficial en un acto más de hermanamiento entre la localidad y el Cuerpo de la Legión

La imagen del Cristo de la Buena Muerte ya preside su ermita en el cerro Almirez al pie de la sierra de Los Filabres.

La imagen realizada en mármol blanco de Macael, ha sido inaugurada oficialmente la mañana de este jueves, ante la presencia de numeroso vecinos, miembros de la cofradía del Cristo de la Buena Muerte, los alcaldes de Olula del Río, Fines y Macael y miembros de la Escuadra de Zapadores y la Banda de la Legión.

Fue el anfitrión, el alcalde Antonio Martínez Pascual quien abrió el acto luego de la misa, en el que agradeció a todos aquellos que hicieron posible “un día tan especial para Olula del Río. Seguro que el Cristo nos va a ayudar al desarrollo de nuestra tierra”, vaticinó el alcalde. Pascual destacó la generosidad de Mármoles Enrique Martos, Mármoles Luis Sánchez y Mármoles Camar, “gracias por su colaboración, son épocas difíciles y sin su ayuda la imagen de este Cristo no podríamos pagarla”.

El responsable de transformar un bloque de mármol en un Cristo ha sido Mariano Tapia, un artesano olulense que de este modo deja su legado artístico para el disfrute de éstas y generaciones venideras.

Con los brazos extendidos mirando al valle y al pueblo de Olula del Río, el Cristo brinda protección a sus devotos; “la misma protección que ofrece al cuerpo de la Legión que desde el año 1996 visita la localidad. Desde allí viene este hermanamiento entre legionarios y olulenses; la bandera del Cuerpo de Zapadores lleva el escudo del municipio y La Legión tiene una avenida con su nombre, participa de la Semana Santa y ha sido uno de los municipios donde se ha llevado a cabo la muestra itinerante de La Legión”, según afirmó el general Juan Jesús Martín Cabrero.

Cientos de vecinos, en un día laborable, se acercaron hasta la Ermita del Cristo de la Buena Muerte para poder contemplar la nueva imagen de su padre protector.