La Junta pone en marcha tres rutas de transporte público a demanda en Almanzora y Filabres-Alhamilla

  • Atenderán, en primer lugar, Somontín, Urracal y Purchena; la segunda servirá para conectar Olula de Castro con Gérgal, como destino; y la tercera está pensada para Lucainena de las Torres-Turrilas y Tabernas

La Junta de Andalucía va a implantar tres rutas de transporte público a la demanda en zonas rurales de la Comarca del Almanzora y de Filabres-Alhamilla, lo que dará servicio a 1.826 habitantes.

Tras un diagnóstico sobre el mapa y los buenos resultados obtenidos en las pruebas piloto, se han diseñado tres rutas para atender las necesidades de movilidad de los vecinos de Somontín, Urrácal, Purchena y Olula de Castro, y, por otra parte, los de Gérgal, Lucainena de las Torres, Turrillas y Tabernas.

Así, las tres rutas atenderán, en primer lugar, Somontín, Urracal y Purchena; la segunda ruta servirá para conectar Olula de Castro con Gérgal, como destino; y la tercera está pensada para Lucainena de las Torres-Turrilas y Tabernas.

Así lo ha trasladado el delegado territorial de Fomento y Vivienda en Almería, Joaquín Jiménez, quien ha presentado en una reunión a los alcaldes de las comarcas del Valle del Almanzora y de los Filabres del primer Programa andaluz de transporte público a la demanda en zonas rurales, una iniciativa que persigue cubrir las necesidades de movilidad de los ciudadanos "en aquellos municipios o comarcas que carecen de transporte regular y cuyos vecinos necesitan desplazarse en momentos puntuales a centros de salud, educativos, asistenciales, administrativos o judiciales".

Jiménez ha aclarado que, con esta iniciativa, la Consejería da respuesta "a la baja demanda de viajeros que presentan determinados pueblos o comarcas y que no podía ser atendidas hasta el momento, bien por las características geográficas del terreno o por ser económicamente inviables para los operadores de transporte".

Respecto al coste para los viajeros, el delegado ha indicado "al tratarse de un servicio público está respaldado por el Gobierno andaluz como garante de las necesidades de transporte de los ciudadanos". Por ello, los usuarios abonarán el ocho por ciento de la tarifa completa, mientras que el resto será subvencionado por la Consejería de Fomento y Vivienda. Las previsiones apuntan a una inversión anual en el programa de 92.750 euros.

Convenios con los Ayuntamientos

Esta iniciativa se plasmará a través de convenios con los Ayuntamientos, quienes dependiendo de las características del servicio de taxi en su municipio, contratarán los servicios directamente, en el caso de que exista una única licencia, o sacarán a licitación el contrato público.

Una vez implantado el sistema, el servicio se coordinará a través de los ayuntamientos, que serán quienes recepcionen un día antes las solicitudes de desplazamientos --en cuanto a horarios y paradas--, comuniquen al servicio de taxi e informen del momento de salida.

Jiménez ha trasladado a los alcaldes que este programa alcanzará un doble objetivo, ya que, por una parte, dará respuesta a la demanda de desplazamientos de las personas y, por otra, por el respaldo que supone al sector del taxi rural, "convirtiéndose esta iniciativa en motor económico de los municipios para la generación de empleo".

Además, ha explicado que los desplazamientos se realizarán en taxi, "pues es el transporte idóneo por las distancias que se recorren, entre 20 y 40 kilómetros; por el reducido número de viajeros, entre tres y cinco pasajeros; y, sobre todo por las ventajas medioambientales que presenta, al reducir considerablemente el consumo de combustible".

En Andalucía serán 18 rutas las que diseñen el ámbito de actuación del programa, si bien una vez comience su implantación se realizará una valoración de los resultados para estudiar su ampliación y la creación, en un futuro, de nuevas rutas en aquellos municipios y comarcas en los que existe una demanda contrastada de este tipo de transporte.