El Museo Ibáñez acoge la obra del artista murciano más importante del siglo XX

Violinistas de la Orquesta Ciudad de Almería deleitaron al público en la presentación de la nueva sala. :: fotos: /EBR
Violinistas de la Orquesta Ciudad de Almería deleitaron al público en la presentación de la nueva sala. :: fotos: / EBR

La pinacoteca olulense recibió el viernes el valioso legado del escultor Antonio Campillo, Premio Nacional en 1969

ELOÍSA BENÍTEZOLULA DEL RÍO

El Museo Ibáñez de Olula del Río se llenó el pasado viernes de público para asistir a la inauguración de la nueva sala permanente donde se expone la obra escultórica del artista murciano Antonio Campillo.

Un cálido ambiente rodeaba la presentación al público de este reconocido escultor murciano, autor de obras premiadas nacionalmente y muy valorado en toda la geografía española. En este reconocimiento se encontraban el diputado de Cultura, Antonio Jesús Rodríguez; el pintor y escultor, Andrés García Ibáñez; el director del museo, Juan Manuel Martín Robles; el alcalde de Olula del Río, Antonio Martínez Pascual; el presidente de la Fundación Campillo, Clemente García y el vicepresidente de dicha fundación y legatario de Campillo, Juan Pérez Ferra.

García y Ferra fueron los encargados de explicar la trayectoria profesional y personal de Antonio Campillo, destacando su compromiso social, su gran talento artístico o su proyección dentro y fuera del país.

Andrés García Ibáñez explicó a IDEAL la importancia de tener en el museo de Olula la obra de Campillo, indicando que además de suponer un hermanamiento con la comunidad de Murcia, representa al escultor de esta comunidad más importante del siglo XX. En palabras del artista olulense, esta exposición complementa con piezas de gran valor, las colecciones del museo; que hasta la fecha contaba con esculturas diseminadas. «Con esta sala escultórica completa se aporta variedad y una dimensión nueva al museo», subrayó Ibáñez.

El presidente de la Fundación Campillo, por su parte, se mostró encantado con que la obra de Campillo se exponga en un museo «tan relevante» como el museo Casa Ibáñez; expresó su plena satisfacción ante este hecho, destacando el gran trabajo de Andrés García Ibáñez, su profesionalidad y empeño para lograr dotar al museo olulense del reconocimiento que ha logrado.

«Creo que nos tenemos que convertir en pregoneros de esta obra y reconocer las agallas de Andrés García Ibáñez apoyado por Cosentino. El pueblo de Olula del Río debe enorgullecerse de su personalidad y obra, así como de su lealtad», expresó Clemente García. En su intervención también destacó la personalidad de Campillo «fiel a sí mismo con una gran personalidad humanista sin problema para distinguir su obra profana de la religiosa».

Juan Pérez Ferra reconoció que han recibido muchas ofertas para ubicar la obra del autor murciano, pero consideran que finalmente ha quedado expuesta en la mejor pinacoteca que podía mostrarse.

Para el director de la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino, la nueva sala representa «una excepcional muestra de la modernidad mediterránea de la escultura de Campillo y una visión condensada de su particular universo creativo y simbólico, a través del cual acercarnos a todos aquellos temas recurrentes en su producción (retratos, maternidades, mujeres (en las más diversas posturas), ciclistas, jinetes y figuración religiosa), a la que se suma, gracias a la generosidad de los responsables de la Fundación Antonio Campillo, un interesante conjunto de bocetos, previos a la ejecución de la obra tridimensional, y rápidos apuntes de composición espacial que nos hablan del dominio técnico del artista». Martín Robles destacó la gran armonía de la nueva sala que «rompe con el resto del museo y llama muchísimo la atención», concluyó el director orgulloso del resultado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos