La Junta inicia el Plan de Gestión Integral (PGI) de los montes públicos de Sierra Filabres

La Junta inicia el Plan de Gestión Integral (PGI) de los montes públicos de Sierra Filabres

La iniciativa, aprobada el pasado diciembre, generará unos 83.980 jornales directos con una inversión en la zona de casi dos millones de euros en los próximos diez años

ELOÍSA BENÍTEZAlmanzora

El Plan de Gestión Integral (PGI) de los Montes Públicos de Sierra Filabres comenzará a implantarse en este mes de enero tras ser aprobado el 20 del pasado mes de diciembre. La iniciativa, que afecta a los términos municipales de veinticinco municipios de tres comarcas de nuestra provincia (Almanzora, Alpujarra-Sierra Nevada y Filabres- Sierra Alhamilla) y abarca en total, veintisiete montes públicos de la provincia, actuará en una superficie de terreno aproximada de 37.126,86 hectáreas.

Según ha explicado a IDEAL el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Raúl Enríquez, la Junta de Andalucía, a través de estos planes, (que llevan dando excelentes resultados en otras comarcas y provincias), persigue implantar un nuevo modelo de gestión público-privada en los montes públicos, que tendrá especial incidencia en la economía local, ya que generará alternativas sostenibles en la región e incidirá en la reinversión de los beneficios económicos de los aprovechamientos forestales en los propios montes de una forma continuada en el tiempo. Así, con esta colaboración público-privada, el proyecto servirá para un aprovechamiento óptimo de los recursos de esta sierra como la madera, la caza, las setas, los refugios o infraestructuras existentes que podrán ponerse en valor para diferentes usos (como por ejemplo el turístico), por aquellas empresas interesadas, de tal manera que puedan ayudar a generar puestos de trabajo y economía en la comarca. El delegado explica que la Junta trabaja desde hace varios años con estas iniciativas en otras provincias, donde se han obtenido resultados muy satisfactorios. En el caso de la provincia de Almería se ha comenzado con el Plan de Gestión de Filabres, previsto para diez años con un programa cada año. Enríquez explica que el proyecto también servirá para fijar la población en el territorio ayudando así a combatir la despoblación de estos municipios.

El delegado también ha incidido en que con este Plan se van a potenciar y valorizar los aprovechamientos existentes, además de la gestión y mejora del medio natural, “fortaleciendo la conservación, protección, uso y aprovechamiento de los montes a través de una gestión integral y sostenible ambiental, social y económicamente”.

Se prevé que el Plan de Gestión Integral (PGI) de los montes públicos de Sierra Filabres genere unos 83.980 jornales directos y la Junta invertirá en la zona casi 2 millones de euros en los diez años que dure.

Beneficiarios

Según las previsiones de la Junta, la implantación del Plan beneficiará a los distintos agentes relacionados con Sierra Filabres, como los empresarios u otras entidades colaboradoras, a los que se les abrirán nuevas oportunidades para la actividad empresarial, la generación de riqueza y la creación de empleo; las comunidades locales, que se beneficiarán de manera directa aportando empresas y trabajadores y de manera indirecta a través de la mayor actividad económica en sus espacios cercanos. También los propios montes, ya que se garantizará y consolidará su conservación con una gestión más autosuficiente y una percepción más positiva del territorio con respecto a dicha gestión.

Los municipios en cuyo término municipal hay montes público incluidos en este Plan son Abla, Abrucena, Albanchez, Alcóntar, Armuña de Almanzora, Bacares, Bayarque, Cantoria, Castro de Filabres, Fines, Fiñana, Gérgal, Laroya, Líjar, Macael, Nacimiento, Olula de Castro, Purchena, Senés, Serón, Sierro, Suflí, Tahal, Las Tres Villas y Velefique,

Sierra Filabres

La Sierra de los Filabres presenta una longitud de Este a Oeste que alcanza los 50 kilómetros y su extensión es de aproximadamente 1.300 km2. Con excepción de Sierra Nevada, se trata de la sierra más elevada de Almería. Su parte más alta se sitúa por encima de los 1.900 metros y está constituida por un altiplano que culmina en numerosos cerros, de los cuales el más elevado es el Calar Alto a 2.168 metros. A grandes rasgos son montes arbolados en su mayor parte por pinares de repoblación (Pinus pinaster, P. sylvestris, P. nigra y P. halepensis). En las zonas menos antropizadas y menos accesibles existen encinares. Algunas encinas forman parte del Catálogo de Árboles y Arboledas Singulares de la Provincia.

El estrato arbustivo está formado por retamas, jaras y tomillos y en las zonas mas elevadas piornal. El estrato arbóreo está compuesto por pino, en su mayoría piñonero con algunos rodales de pino resinero, y eucaliptos, los cuales se alternan con masas de encina y alcornoque.

La zona cuenta con valores faunísticos de gran importancia, destacando la presencia de águilas reales, perdiceras y calzadas y de halcón peregrino. También se encuentra la alondra Ricotí, el paseriforme más amenazado y con mayor riesgo de extinción de Andalucía.

En cuanto a los carnívoros, se encuentra zorro, garduña, tejón, gato montés y en menor medida, gineta y turón. También aparecen anfibios que son endemismos béticos e ibéricos como el sapo partero bético y el sapillo pintojo. Además, Filabres es una de las ocho serranías andaluzas catalogadas de interés lepidopterológico, con una gran riqueza de mariposas en las cumbres. Con especies como Parnassius apollo filabricus, Pseudochazara hippolyte, Saturnia pavonea o Catocala mariana.

 

Fotos

Vídeos