La alcazaba de purchena guarda restos de una magnífica historia

La alcazaba de purchena guarda restos de una magnífica historia

Aún se conservan vestigios de una fortaleza que llegó a contar con más de 13 metros de altura y que en 2009 tuvo una rehabilitación

J. L. PASCUALPurchena

La Alcazaba de Purchena comenzó a construirse en el año 888, por los marines del estado Federativo de Pechina, y alcanzó su máximo esplendor en la época nazarí. El último alcaide musulmán del castillo, Ibrahim Abenedir, defendió con orgullo la ciudad, sin venderla a los reyes, tal y como hicieron otros de sus coetáneos.

Apenas quedan restos de la Alcazaba de Purchena en la que se refugió Aben Humeya con sus tropas. Hoy sólo quedan restos de viviendas, un aljibe, un baño, la muralla y un torreón, conocido como Torre del Agua, que supone una magnífica obra de ingeniería hidráulica ya que en su interior cuenta con un yacimiento de agua potable, lo que hacía del pueblo un lugar casi inexpugnable.

Originalmente esta torre contaba con más de trece metros de altura pero hoy sólo se conserva la mitad de la estructura, a pesar de la restauración efectuada en 1997. También quedan restos de construcciones funerarias de la Edad del Bronce. Casi desaparecida. Solo quedan algunos vestigios. En la zona llamada la Atalaya, en las cercanías del pueblo, se levantaba una torre vigía también de época nazarí.

En el año 2009 se retomó la mejora de esta fortaleza, en esta ocasión por parte de la Mancomunidad de Municipios del Almanzora y con una inversión que rondó los 200.000 euros. La actuación se incluyo en la cuarta y última convocatoria del Plan Turístico del Almanzora que supuso, en global, unos 5 millones de euros, de los que la administración autonómica aportó alrededor del 60%.

Fueron un conjunto de obras con la tematización 'Tiempo' en las que el objetivo fue el de mejorar dotaciones tales como atalayas, castillos o torres, unas obras que se extendieron a otros municipios como Serón, Oria, Bacares o Alcóntar. El Plan Turístico del Valle del Almanzora impulsado por la Consejería de Turismo tuvo una estructura temática en torno a la tradición aristotélica y hermética: agua, fuego, aire y tierra; todo complementado con el factor tiempo, que permite analizar la secuencia histórica del valle como un factor clarificador. El plan fue la mayor apuesta realizada en esta zona en materia turística, con un conjunto de intervenciones que permitieron contribuir a la generación de un producto basado en la legibilidad y la interpretación del significado histórico de esta comarca.

Junto a la Alcazaba de Purchena, a poco más de un kilómetro, se sitúa la Atalaya de Purchena, una torre vigía que tuvo, en su época, un gran protagonismo por su ubicación estratégica. Se halla en un cerro y fue construida en el siglo IX, exactamente en el año 888, tras el traslado de Hisn Burxana desde Onegar hasta Purchena pueblo. La actual Purchena fue fundada en el siglo IX, con ese nombre, el de Hisn Burxana, aunque hay vestigios neolíticos en el Llano de los Churuletes. La historia cambiaría para el municipio almeriense a partir de la reconquista por parte de Juan de Austria en 1570.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos